Loading...

giovedì 27 maggio 2010

EL CORAZON NO TIENE DUENO


TRADUCCION POR
LILIANA D'ALESSIO
(CAMPANIA * ITALY)

NOVELA POR
CLAUDIACAL
(LAZIO * ITALY)

lA CONTINUACION DE ESTA PRUEBA LA PUEDEN ENCONTRAR AQUI:
HTTP ://WWW.DEDICATOAEVARISTOCARIEGO.BLOG.TISCALI.IT


Vivir sobre las puntas, no le pertenecìa a su naturaleza mas bien propensa a tener los pies bien ligados a la realidad. Habìa solamente dos momentos en los cuales Victoria no podìa evitar de estar de puntas de pie. En la escuela de danza y en el supermercado. Habitualmente tenìa que treparse para alcanzar los estantes mas altos. Una gimnasia arriesgada. Y odiaba tener que hacerlo. Pero esa vez alguien lo hizo por ella.
-oh gracias! dijo dàndose vuelta hacia el hombre que tenìa en sus manos la caja gigante de corn flakes, observàndola a ella.
-no hay de què le contestò èl con acento vagamente extranjero.
No era altìsimo pero muy buen mozo y debajo de la t-shirt verde militar se advertìa una musculatura bien trabajada. El cabello bien corto con un mechòn que le caìa sobre la frente, suave y oscuro.
Victoria le llegaba a la altura del mentòn. Lo constatò de inmediato porque dàndose vuelta de espaldas al estante se lo habìa encontrado de frente.
Y quièn sabe porque aquella posiciòn, por un instante, le habìa traìdo a la mente un abrazo tanguero.
Lo encontrò de nuevo esperando en el semàforo. Se cruzaron mientras ella estaba por cruzar la calle, cargada con sus bolsas y èl frenò el auto para dejarla pasar. Una station-wagon color granate.
A la semana siguiente se encontraron en la caja del mismo supermercado. Esta vez èl se ofreciò para acompañarla a casa con las compras. Victoria se sentìa llena de curiosidad por èl y aceptò. Su alarma interior anti-bastardo no le dio señales de peligro. Aùn no sabìa que a veces los dispositivos del alma se traban en caso de sobrecarga hormonal o cuando la "solterìa" nos pone en guardia al màximo.
Còmodamente vestida con su jogging y calcetines mirò por la ventana el aleteo de la ropa tendida del vecino y luego el reolj: los chicos estaban por llegar y era el momento de empezar a cocinar algo.
Puso la mesa y prendiò el horno. Controlò si el pan habìa leudado bien y lo puso a hornear.
Llamaron por el portero automàtico
- el florista señora
Extrañada abriò mecànicamente preguntàndose si no se trataba de un error, y cuando oyò sonar el timbre de nuevo para abrir el portòn a cien metros del cancel
-està seguro de no haberse equivocado de persona?- dijo antes de apretar el botòn.
-es usted la señora Victoria Lee?
Abriò.
Le entregaron entre los brazos un maravilloso ramo de flores todas distintas y amarillas, empaquetadas y adornadas con cintas azules. Y estaba aùn en esa posiciòn cuando llegaron los chicos.

AGRADEZCO Liliana D'Alessio PORQUE ELLA NO SOLAMENTE TRANSMITE MIS NOVELAS PERO TAMBIEN Y PROFUNDAMENTE MI ALMA...

Nessun commento: