Loading...

lunedì 15 novembre 2010

QUIEN VA DESPACIO VA SANO Y VA LEJOS

Tonio, con tanto comer esta cantidad de carne, vas a tener problemas con la salud. Date tregua amigo, cambia regimen! cada tanto un huevito, un poco de pescado, verdura, fruta: a tu edad no hacen bien tantas proteìnas! Andà despacio! quien va piano va sano y va lontano!

Y què, escuchaba? Vanna se la pasaba sermoneàndolo bien: èl pitaba dos bocanadas con voluptuosidad de su chupete de nicotina, sin darle atenciòn. Cambiaba de tema.

-sabès que Annafranca se comprò un chalet en Thailandia?

-dichosa de ella! si uno està bien de dinero y de salud està bien en cualquier lugar!

-y dale, Giovà, pero me querès apestar a la fuerza?

-por favor Tonio, absolutamente, me coso la boca. Quedate en paz.-

De hecho èl tenìa realmente una fijaciòn por la carne. Si lo invitabas a cenar èl te llevaba la carne, en lugar del postre, flores o vino: y no sòlo! se equipaba tambièn con su parrilla especial con la cual tenìa que asar èl mismo la carne para todos a su manera, basàndose sobre una teorìa que relacionaba el sabor con la presencia de sangre en el corte de carne.

Una noche un convidado, intrigado al verlo maniobrar en la cocina de su anfitriòn, le preguntò:-se trata de la cocina Kosher?-

Y èl, que es un poco sordo, respondiò:

-pero còmo coser???!!! estoy asando el lomo mas exquisito que hay! que si se lo dejo preparar a Giovanna me lo destruye con esa pacotilla "saludable" que usa ella cuando cocina: salsa de soja, crema de soja, ....por favor...!

Mas o menos despuès de dos meses de este amigable contraste comunicaron de nuevo.

Preocupada por el silencio de su anciano amigo, Giovanna podìa ser casi su hija, lo llamò por telèfono.

-hola viejito, còmo andàs? el telèfono en tu casa no contesta nunca: por eso ahora marquè el numero de tu celular!

-ah y bien lo creo que no me encontràs! estoy en el hospital!-

-en el hospital?

-sì, me magullè un fèmur. Me operaron y ahora estoy esperando que me manden a rehabilitaciòn.

- a la mièrcoles! èsta no hacìa falta! y còmo fuè? dònde? con el tango?

-Tonio era un gran bailarìn de tango, especializado en milonga. El traspiè...el ocho cortado...ah! su especialidad....bueno, era un poco "duro", digamos del tipo: "ya que supe hacer hasta acà, puedo hacer, seguro, mucho mejor", pero de todas maneras tenìa sus doncellas en fila esperando que èl las saque a bailar.

-pero què tango! quedate tranquila!

-y si yo soy tranquila.....

-què te tirò!!! tenìas razòn!

-ah!!!!! un lindo ataque de gota!?

-pero què gota! me resbalè como un boludo en la tarima a la salida del supermercado de la carne! Pasò que tenìa las manos ocupadas con las bolsas y no pude frenar la caìda ni siquiera un poquito. Me fui al suelo como una bolsa de papas!...

Giovanna hacìa esfuerzos sobrehumanos para mantener la risa, ya desde el momento en el que habìa escuchado de aquel supermercado especializado en la venta de todo tipo de carnes, y ahora no podìa contenerse mas.

Cuando finalmente pudo calmarse, dio un respiro profundo y dijo:

-cuànto lo siento! pero yo te lo habìa dicho que tanta carne te iba a tirar un mal tiro tarde o temprano! y què mièrcoles tenìas que hacer con todas esas compras, si sos vos solo, o tenìas invitados?

-no, es que querìa llenarme el congelador. Si no para què lo comprè? tanto como para tener reservas.

Giovanna recordò que Antonio le habìa mostrado, muy orgullosamente, aquel mueble de su cocina y ella habìa calculado que era tan alto como èl, que pasaba el metro ochenta.

-yo lo sè para què te lo compraste- dijo rièndose sarcàsticamente- para poder hibernarte! jajajajajaja!!!

Pasaron varios meses en los cuales Antonio se dedicò a someterse a las trabajosas y aburridas terapias de rehabilitaciòn.

Finalmente pudo empezar a salir de nuevo, acompañàndose con su bastòn, se entiende.

Giovanna lo llamò de nuevo, sabiendo que el pobre estaba relegado a pocos metros de casa: adiòs al tango y a las largas caminatas. A lo sumo iba a comprar el diario pero luego le dolìa la pierna. Para animarlo un poco habìa ido a visitarlo un par de veces pero le tocò engullir un whisky doble para reconfortarlo. Porque èl no tenìa ni ganas de tomar un trago, por cuanto estaba decaìdo. Al final le propuso:-la semana que viene es mi cumpleaños. Tendrìas ganas de ir a cenar juntos?

-pero no tenemos el auto. No estoy para manejar...

-y bueno, encontraremos un lugar aquì cerca. La cosa buena es que nos vamos a poder mamar de lo lindo y no vamos a tener que preocuparnos de manejar.-

A Tonio le gustaba tomar durante las comidas, es mas era un buen entendedor bajo este aspecto. A Giovanna tambièn le apetecìa un buen vino para acompañar las comidas, y fuera de ellas le agradaba tambièn algùn apetitoso aperitivo y como final no le disgustaba algùn trago largo. Pero no fumaba. Tonio, en cambio era una chimenea mòvil, por lo tanto tenìa tambièn serios problemas respiratorios y cuando empezaba a toser hasta corrìa el riesgo de que le salatara la dentadura postiza.

Puntualmente, como su costumbre de ex militar le impone, a las 20 en punto llamò al portero elèctrico del cancel de entrada a la casa de Giovanna.

-Subo un momentito!

Muy lentamente se llegò hasta el portòn de entrada y llamò de nuevo para hacerse abrir.

Finalmente, todo muy elegante y fresco como una rosa, pasò el umbral de la casa y la felicitò por su cumpleaños con una hermosa botella de su whiskie preferido. La caja del Bourbon estaba en una bolsita con manijitas de El Herbolario. Por ese motivo Giovanna no le dio importancia al fuerte aroma de albahaca que se habìa difundido en la entrada, pensando que podìa ser debido a lo que habìa contenido la bolsita anteriormente, sin poder llegar a imaginar de dònde, efectivamente, podìa provenir.

La primera desilusiòn fue constatar, una vez llegados al restaurante, que habìa cambiado gestiòn. Giovanna habìa elegido y reservado mesa en ese lugar, porque deseaba comida egipciana, y en cambio, no obstante que el "pizzero" fuera el mismo, el dueño era italiano y el decorado dejaba mucho para desear, especialmente esa luz fluorescente que hacìa pensar al Cobianchi, ese local de la estaciòn de trenes.

Pero un chispeante mozo, igualito a Eros Ramazzotti, cuando era jovencito, vino a tomar nota del pedido.

Antonio elegiò una pizza "Marguerita" sin dudar, pero, casi como conspirando, se mirò alrededor y le pidiò al mozo que se acercara mas, para hablarle al oìdo, y le dijo en voz baja:

quisiera pedirle un favor...

Giovanna pensò que querìa pedirle por el baño...

En cambio, sacò muy cuidadosamente la mano que tenìa en el bolsillo, y en su palma apareciò un ramito de hojas de albahaca.

-dado que sè que ustedes nunca la tienen, yo me la llevo de casa a cualquier pizzerìa donde vaya- dijo en tono apuesto y elegante...agregando con un guiño, -si le dan una lavadita no le vendrìa mal, porque la tenìa en el bolsillo....

El mozo quedò inmutable, entonces es verdad que la albahaca falta en las pizzerìas, lo reccogiò enseguida y contestò: -el señor serà servido-

-Pero Tonio, còmo se te ocurre?

-y a mì la pizza marguerita sin la albahaca no me gusta-

Dado que èl no habìa preferido el aperitivo, el mozo le sirviò la pizza a èl y el aperitivo a ella. Lamentablemente Giovanna sufre de migrañas y en la flor de zapallito rellena, que es una especialidad del aperitivo, habìa anchoas: uno de los alimentos prohibidos, para quien sufre de este problema, porque es un vasoconstrictor. Por lo tanto, cuando mas tarde le sirven su exquisita pizza con hongos y jamòn ahumado, el dolor de cabeza era, como siempre, tan fuerte hasta el punto de quitarle el hambre ya para la segunda porciòn. Para mas Tonio dijo:-uhyyy Vanna, me tenès que disculpar pero tengo que salir porque si no me fumo encima.....-

Quedàndose sola en la mesa Giovanna intenta comer todavìa pero las arcadas se lo impiden. Entonces espera a que Tonio termine de fumar: lo distingue a travès de la ventana del restaurante, por encima de las cortinitas.

Tonio vuelve: pero esta vez tiene que pasar al baño de veras.

Finalmente juntos de nuevo, vuelve el mozo. -los señores desean algo mas?- Giovanna piensa que este muchacho està desperdiciado en este local triste y lo mismo el pizzero formidable.

- la podrìa envolver? - le pide,un poco avergonzada: -es realmente exquisita, pero no me siento bien y no la puedo comer ahora, pero me da làstima dejarla.-

-como quiera, señora.-

El mozo vuelve con el paquetito en una bolsita, para ella, y Tonio pide una crema helada al gusto de cafè.

De mientras Giovanna siente que se hunde en una nàusea profunda. El ojo derecho le duele tanto que se lo arrancarìa con una cuchara, como un huevo duro, si pudiera.

Lamentablemente no llevò sus pastillas para el dolor. Ah! què linda fiesta de cumpleaños.

Una vez terminado de comer el helado, Tonio se levanta de nuevo para salir a fumar, pero esta vez, con la complicidad de medio litro de tinto encima, o tal vez quien sabe por cuàl motivo, en lugar de embocar la puerta de la salida abre el refrigerador de los helados.

-y què mierda! las dos son transparentes y bordeadas de negro!- dice gruñendo ante las quejas justificadas del dueño.....

Giovanna quisiera poder reirse a carcajadas pero no puede de tanto que se siente mal. Aprovechando de esta enèsima salida de Tonio, Giovanna pide la cuenta: que generalmente llega despuès de un buen rato y una gran exhibiciòn de teatro Kabuki a base de gestos desesperados para hacerse notar por el mozo, pero por lo menos en forma de papel.

-29!-

La crisis del '29.Muy bien. En fin la cuenta llega a la velocidad de la luz, y sin recibo. A Giovanna le da mucho fastidio esta situaciòn inesperada, extenuada por el dolor de cabeza, amargada por no haber podido festejar su cumpleaños ni siquiera comiendo una pizza en santa paz.

Faltarìa sòlo que a la salida hubiera algùn control fiscal: hay que evitar la multa absolutamente.

Por lo tanto sale de prisa y tomando a Tonio del brazo empieza a tironearlo suavemente, mientras èl, muy tranquilo, sigue las piruetas del humo del cigarrillo, bajo la noche estrellada.

-pero que estàs haciendo? fumando espero?, dale ,dale, vamos antes que nos hagan tambièn una multa!-

-quien es que te insulta?-

-nadie! pueden hacernos una multa porque no me dieron el recibo, y si no te movès arriesgamos! porque en cambio despuès de 300 metros estamos a salvo!-

Habiendo casi gritado todo esto, Tonio finalmente captò a la perfecciòn.

-ah no! Giovanna querida, he aprendido la lecciòn! hai que ir despacio con las cosas porque "quien va piano va sano y va lontano!"-

Riendo irònicamente Tonio empieza a arrrastrarse con su bastòn mientras sigue pitando su cigarrillo.

-pero por lo menos dejà de fumar mientras caminàs, que si te viene la tos tenemos que ir a paso lento!-

-bueno ya entendì, conozco un atajo que abrevia el camino y donde los del control fiscal non nos pueden encontrar.....jajajajajaja

Despuès de dos minutos, los dos compinches entran en un pasaje subterràneo.-Dentro de poco podrè tomar mi hermosa pastillita-piensa con alivio Giovanna, en una sofocante noche de agosto de su cumpleaños nùmero 60.

NOVELA de

CLAUDIA CALISTI

TRADUCCION de

LILIANA D'ALESSIO

cl

1 commento:

claudiacal ha detto...

gracias a Liliana!!!!!!!!!!!!! traductora magnifica!!!!!!!!!